“Lo Importante”

Playa de Monsul de la página Almería Embrujada

POR navidades es tradición que circulen crismas prodigando buenos deseos. Ayer recibí uno predicando que: “Si confías en lo importante de la vida lograrás vencer cualquier obstáculo. Feliz Navidad..”. Le agradecí al amigo el detalle y le pedí que me explicara qué era “lo importante de la vida”: no supo. Mi amigo había usado la frase, como casi todo en Navidad, sólo porque sonaba bien. Como un eslogan más, puro tópico, quizá porque tiene un no sé qué de hondura, aunque careciera de sentido consciente. Paradigma de esta sociedad de apariencias, pero desnortada que, a cambio de algo de pan y abrigo, se empereza y despreocupa de saber qué sea importante en la vida. A la que le basta con subsistir, como zombis, como autómatas, como las bestias que, al cabo, en buena medida aún somos. Eso sí, rogando que no surja algún imprevisto que nos sumerja en el caos porque andamos éticamente hueros e inermes. Así que, llegando la Navidad, ¿no será buen momento de cuestionarnos en qué confiar? ¿Preguntarse qué es lo importante y que merezca confianza entre tanta frivolidad? Ya sé, claro, que no hay respuestas milagrosas sobre cuestión tan compleja, médula de filosofías y religiones desde que algún primate se irguió. Y que según preguntes a un banquero, un teólogo, un filósofo o a un científico, cada uno te dará razones para confiar en una cosa o en otra. Alguno que sólo confía en el dinero, que todo lo puede. Otro, que nada como la fe en la resucitación y otras maravillas insondables. Y no faltará quien confíe en el carpe diem, o en que el cientificismo, lo arregle todo. Y aquí uno que, para rechifla de resabiaos, anda adscrito al pelotón de los ingenuos, o sea de ese gentío raso que labora y sostiene el mundo, cree que para dignificar la vida lo importante, acaso resida en algo tan simple como en ser buena persona y en esforzarse para ser feliz y en hacer feliz a quien te rodea: confiar en el amor. No en el amor fanático, dogmático o sensiblero, no, sino en el amor comprometido, solidario, activo; ese amor que se idea como algo nuevo, porque es frágil y hay que inventarlo cada día y cada día se nutre, y exige y quizá alguna vez recompensa, ni siquiera siempre. Aunque te obliga -es su secreto-, a tratarlo como un valor vivo que da y reclama tolerancia, respeto y superación del egoísmo ingénito. A cambio, amigo, a algunos nos ayuda a soportar los obstáculos. La Navidad incluida. Felices fiestas.
Artículo copiado del periódico El Almería
JOSÉ Mª REQUENA COMPANY

Gracias Jose por recordarme con tus palabras el camino y seguir en el.

No, esta noche amor
no he pensado más en ti,
he abierto los ojos
para mirar a mi alrededor
y a mi alrededor,
giraba el mundo como siempre.
Gira, el mundo gira
en el espacio sin fin
con amores recién nacidos,
con amores ya acabados
con la alegría y con el dolor
de la gente como yo.
Oh mundo, en este momento
yo te miro
en tu silencio yo me pierdo,
y no soy nada a tu lado.
El mundo,
nunca se ha parado ni un momento,
a la noche le sigue siempre el día,
y el día llegará.

Jimmy Fontana

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s